La Alhambra

Y el recuerdo se abre bajo el portal de Arabescos eternos…en aquella cimiente, raiz original que se plantó en Al-Ándalus.

Al-Hamrá, el castillo rojo, como el primer rayo que se desprendió de la Fuente, para alumbrar en constante devoción y voluntad del Creador. Manifiesto importante de la herencia atlante.

Desde el umbral de la entrada sintió el impulso de alzar la voz en alabanzas al Creador, _Allah!! Allah!_, 

Y por unos instantes, una corriente eléctrica recorrío su cuerpo, que la trasladó a un espacio tiempo ancestral y familiar; tiempos casi olvidados por la historia. Un recuerdo que se hizo presente. Y se vió envuelta en un sentir conmovedor que le dió la bienvenida.

Ventana arabesca

Mientras reconocía la forma corporea que tenía en aquellos tiempos y en un atisbo que la llenó de asombro, se hicieron presentes las figuras etéreas de conocidas mujeres danzantes, envueltas en coloridos velos y vestidos de sedas…. junto a colosales guerreros, quienes se empeñaban en mostar las relucientes empuñaduras de oro de sus bien merecidas espadas; pieza importante de su dorada estirpe.

Como si el tiempo no hubiera desteñido la sensación entrañable del sentirse nuevamente en casa.  _He vuelto!_.   Y sus piernas flaquearon por la emoción de sentir la presencia de aquellas que aún mantienen su amor entrañable a pesar de la larga espera. La piel no ha perdido el dulce tacto de sus balsámicas atenciones. La fuerza de una promesa que ha trascendido vidas…

Y en ceremonioso avance, mientras camina por el recinto, recuperando el recuerdo de una vida de agetreos sociales, ordenanzas, acuerdos de honor, certeras transacciones y organizadas arcas, es que se presenta el halo del amado Sultán, en imágenes que se trastocan entre festejos apacibles, aposentos dulcemente adornados, lámparas y pasillos de ensueños. 

Remembranzas de amaneceres Sagrados entre cantos, alabanzas y peticiones poéticas. De aquellos hombres espectantes, de turbantes y túnicas blancas. Portadores de la inspiración que viene de la fuente del Espíritu, al bendecir la entrada y la llegada de la energía del Este Cósmico, del Sol naciente.

Energía que, en mágicas ceremonias, se traspasa y fecunda en magnificas mujeres receptivas y sensitivas, quienes eligen, bendicen y aceptan la mejor cimiente.

Escogen el mejor nectar que proviene de la Fuente, para moldear y materializar en alquimia pura, a través de la fusión de los elementos, a aquello que nacerá para dar salud, abastecimiento y sentido a la vida comunitaria, en un constante Renacer.

Jardín Alhambra

Vida y tránsito laborioso de artesanos y oficios, entre aguas, canales y surtidores. Refrezcando entradas y salidas.

Un sonido de aguas constante, formando parte de un sistema que circula; aliviando el cansancio y el calor reinante con abluciones y baños a vapor que invitan al relajo.

Un oasis interior de verdor y aromáticos jardines, entre azares, rosas y flores que detienen el tiempo.

Y ese atardecer rojo, de movimientos y expresiones refinadas, en que la actividad se sincroniza invitando al silencio contemplativo, bajo el anuncio de las cigarras, quienes apaciguan y subliman el ritmo de los corazones de aquellos que se preparan y se embellecen para entrar en la bóveda encantada de miles de noches cálidas, impregnadas de romances…

La alta moral en su máxima expresión, basada en el amor, el respeto y la devoción.

_ He vuelto!, he vuelto!. Es tiempo de Liberación!!_.

_El mundo conocerá de sus verdaderas huellas y expresiones. No ha sido en vano la larga espera_.

Preambulo de, “Testimonio de una vida en La Alhambra original”, desde el Akash, Maru.

 

Alhambra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s